Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crepusculo Revolutio(afiliación elite)
Mar Ago 14, 2012 3:16 pm por Invitado

» The nefilims World
Miér Ago 08, 2012 12:50 am por Invitado

» Test del Sombrerero Seleccionador (Kimberly J. Scott)
Mar Ago 07, 2012 7:43 am por Kimberly J. Scott

» Ficha de Kimberly J. Scott
Mar Ago 07, 2012 7:30 am por Kimberly J. Scott

» Rebelion Hogwarts (PJES CANON LIBRES) CONFIRMACION ELITE
Jue Jul 12, 2012 11:39 pm por Invitado

» Cave Inimicum {Afiliación Normal}
Miér Jul 11, 2012 11:31 pm por Invitado

» SMASH -NORMAL-
Miér Jul 11, 2012 12:11 am por Invitado

» Thg rol {Élite}
Mar Jul 10, 2012 7:59 pm por Afiliaciones

» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Sáb Jul 07, 2012 5:54 pm por Invitado


Gotta Date With Hate [Jack]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gotta Date With Hate [Jack]

Mensaje por Katia Andrei el Vie Jun 22, 2012 1:00 am

Bostecé cansada mientras arrastraba los pies por las escaleras, deseosa de llegar ya a mi cuarto y poder acostarme ya que la noche anterior apenas había dormido, ocupando casi toda la madrugada en leer un interesante libro sobre transfiguración; motivo por el cual llevaba todo el día caminando por el castillo como si de una zombie se tratase. Los alumnos ya estaban es sus respectivas salas comunes, habiendo tenido que encargarme yo de desalojar a los últimos y más cansinos chicos que aún rondaban por los jardines. A pesar del cansancio aún miraba casi de modo automático a un lado y a otro de los pasillos, comprobando que todo estaba despejado, mientras me dirigía a la torre de Ravenclaw y como era de esperar, todo estaba en orden, aunque parecía que no por mucho tiempo…

Para cuando alcancé la cuarta planta un golpe seco proveniente del interior de una sala cercana me hizo recuperar, al menos un poco, la consciencia; pasándome una mano por el rostro como si con eso fuese a conseguir espabilarme y tomando rumbo hacia aquel lugar; si había alguien rondando por el castillo a esas horas, lo encontraría. Me paré unos segundos junto a la puerta cerrada acercando mi mejilla a la vieja madera para tratar de escuchar algo en su interior y sin obtener ningún resultado, por lo que tomé mi varita con firmeza mientras con la otra mano sujetaba el pomo de la puerta – Lumos – dije de modo casi inaudible a sabiendas de que en el interior apenas habría luz y queriendo estar de ese modo preparada. Abrí la puerta lentamente haciendo que el chirrido de la misma rompiera el silencio que nuevamente reinaba en el lugar para acto seguido dar un paso al interior mientras estiraba mi brazo diestro al frente empuñando la varita para iluminar mi paso. Caminé en silencio adentrándome más en la sala sin encontrar nada a mi paso; tal vez solo hubiese sido el viento…

Entonces vi aquel espejo al fondo de la estancia, era el espejo de Oesed, ese del que tanto había oído hablar pero que aún no había visto con mis propios ojos. Me acerqué a él como si su mera presencia me hechizara y me atrajese y olvidándome por completo del verdadero motivo por el que había entrado ahí. Me quedé parada frente a él sin ver más que mi propio reflejo por unos segundos hasta que pareció que fue volviéndose algo borrosa la imagen, como si estuviera dando paso a una nueva…

avatar
Katia Andrei
Prefecto Ravenclaw

Prefecto Ravenclaw

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 21/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotta Date With Hate [Jack]

Mensaje por Jack Sullivan el Vie Jun 22, 2012 6:37 am

Buscar una sala en la que reunirse periódicamente, que sirviera como base para la oposición, era algo esencial y urgente. Conocía la Sala de los Menesteres desde su quinto año, pero por alguna razón en algunas ocasiones fallaba en su cometido y se negaba a abrirse, señal de que estaba siendo ocupada por gente que no quería ser descubierta. ¿Quien o quienes? No lo sabía, pero se hacía una ligera idea. Los brigadistas y sus perritos falderos, los prefectos, tenían que tener algún lugar en el que reunirse y aquel,como a todos, les parecería perfecto. Lo que no le cuadraba era porqué tenían que esconderse. Cromwell podría facilitarles un aula sin problemas. No lo entendía.

Sea como fuere, aquella noche, como otras tantas, decidió irse a dar una vuelta por el solitario castillo, desoyendo las normas y haciendo caso omiso al toque de queda. Era el momento del día ideal para explorar, para asaltar a los brigadistas y saltarse una norma tras otra a cada paso. En definitiva, rebelarse, el pasatiempo favorito de Jack. Ah, pero aquello no era simplemente un hobbie, era su forma de ser y de vivir.

Y mientras paseaba por la cuarta planta, tan tranquilo como si el colegio no estuviera infestado de brigadistas, descubrió que una de las muchas aulas que abrió o trató de abrir, contenía un curioso objeto. Cerrando ahora la puerta con cuidado, se acercó bajo la luz de su varita al espejo que ocupaba el centro de la sala y al que esta parecía destinada. No podía ser peligroso si estaba allí, al alcance de cualquier curioso. O sí, de Cromwell se esperaba cualquier cosa. Con este repentino pensamiento, volvió a alzar la varita que había bajado, como si ahora que se le había ocurrido que el director podía estar detrás de esto pensara que el espejo iba a tragarle de un momento a otro.

Pero vió su reflejo y nada más ocurrió. Se fue relajando, convencido de que solo era un extravagante objeto decorativo más, hasta que la imagen del espejo cambió. Dió un respingo al reconocer a la persona del reflejo y se giró para ver que a su lado no había nadie. Varias veces realizó aquella operación hasta que logró entenderlo...más o menos. Lo que entendió es que la imagen no reflejaba la realidad, pero las intenciones del espejo se escapaban a su entendimiento.

Su madre, sí, la dulce Lena, volvía a la vida a través del objeto. Él estaba a su lado, ella se aferraba a su brazo. El pecho de Jack estaba adornado de medallas al mérito, medallas heróicas y su madre parecía saludar a una multitud, dirigiendole orgullosas miradas de cuando en cuando.

Era una imagen perfecta, un sueño. Pero el temperamento de Jack no podía soportar que un objeto lo vacilara de aquella forma, jugando con algo tan delicado como la imagen de su madre. No iba a permitir que le faltara al respeto de esa forma. Por eso perdió los papeles y le lanzó un hechizo que ni siquiera recuerda porque le salió sin pensar. Para su sorpresa este rebotó en el cristal, sin dejar ni un rasguño y se fue a estrellar con una estantería del fondo, provocando más ruido del conveniente.

Alarmado, fue a esconderse, sabiendo que aquello alertaría a algún brigadista. Tuvo tiempo para ocultarse bien y, como suponía, alguién no tardó en entrar. Conocía a aquella prefecta, todo el mundo la conocía. La Princesa de Ravenclaw, decían, aunque para él era la Arpía de Ravenclaw. Sí, Katia Andrei no le caía en gracia y eso era un secreto a voces. A pesar de ello, no podía negarse a sí mismo que se le veía guapa bajo aquella luz. Pero era solo la luz.

Esperó a ver qué hacia, si le ocurría lo mismo que a él con el espejo. Por desgracia desde su posición no podía ver nada, pues se encontraba tras una columna detrás del objeto.

Tal vez no habría nada que ver. Tal vez se estaba volviendo loco con toda esta obsesión por salvar al mundo del malvado Cromwell y ser un héroe. Tal vez solo habían sido imaginaciones suyas.

- ¿Ves algo que te guste? - dijo con segundas y una sonrisa de autosuficiencia, saliendo de su escondite minutos después. No le tenía miedo, ni a ella ni a los castigos. Y si le iban a castigar, que fuera por alguna razón de peso. Ahora mismo, le apetecía tremendamente un duelo.
avatar
Jack Sullivan
Estudiante Gryffindor

Estudiante Gryffindor

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 17/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotta Date With Hate [Jack]

Mensaje por Katia Andrei el Dom Jun 24, 2012 12:03 am

Entrecerré los ojos intentando de ese modo fijar mejor la mirada en el espejo puesto que entre la neblina que se había formado en la imagen y la casi total oscuridad de la sala, únicamente iluminada por una tenue luz que entraba por los ventanales producida por la menguante luna sumada a la generada por mi varita, se me hacia bastante difícil apreciar los cambios en aquel viejo y mágico espejo. Poco a poco la imagen se fue volviendo más nítida hasta volver a ver mi reflejo pero esta vez vestida con la túnica propia de los jueces del Wizengamot; desde que a los once años entre en Hogwarts y comencé a conocer el mundo mágico, había tenido claro que mi futuro sería trabajar en aquel lugar, encargándome de mantener el orden y hacer cumplir las leyes. Pero ese no fue el único cambio que aprecié en mi reflejo; estaba acompañada de alguien más. Me acerqué un poco más al espejo sin llegar a creer lo que veía, era mi padre, aquel hombre de avanzada edad y rasgos severos pero siempre emanando su característica gentilidad a través de la mirada. En una de sus manos sostenía uno de los libros que mejor recordaba haber estudiado a fondo con él durante mi infancia, mientras que con el dorso de su otra mano acariciaba mi mejilla dedicándome a la vez una cálida sonrisa; inconscientemente llevé mi mano libre a dicha mejilla tratando de apreciar aquel contacto que por mucho que viese no conseguía sentir.

Respiré profundamente intentando contener la congoja que empezaba a apoderarse de mí, apretando los labios con fuerza para que no temblase mi barbilla, la cual comenzaba a delatar la inminente llegada de una lágrima que finalmente no llegaría debido a una molesta y repentina interrupción. El ver a mi padre junto a mi había hecho que me olvidara absolutamente de todo, dejando viajar mi mente hasta momentos pasados más felices donde aún podía disfrutar de su compañía; sin duda su perdida había sido el golpe más duro que había recibido en mi corta vida.

Di un respingo y parpadeé seguidamente para evitar dejar caer ninguna lágrima mientras con mi varita apuntaba hacia el lugar del que provenía aquella voz, la cual me había hecho adivinar de quien se trataba sin necesidad de ver el rostro del propietario de la misma, Jack Sullivan… De modo repentino mis sentimientos de pesar fueron remplazados por rabia; aquel chico era de lo peorcito de Hogwarts, otro de esos chicos inmaduros que disfrutaban haciendo el idiota y perdiendo el tiempo saltándose las normas en vez de aprovecharlo para hacer cosas más productivas, ¿rebeldía?, para mi solo se trataba de estupidez. Lo peor de todo era que no podía evitar sentir una “extraña” sensación cada vez que me lo cruzaba y bien sabía lo que significaba aquella sensación, pero si por algo era conocida era por ser una chica de lo más testaruda y por conseguir lo que me proponía y desde luego ignorar aquello era lo que quería.

- Pues puede que sí, pero al ver tu cara me temo que eso se ha terminado – respondí dejando notar en cada una de las palabras mi irritación; a pesar de ser una persona que sabía contenerme, cuando de personas que me desagradaban se trataba eso cambiaba por completo - ¿No tienes reloj o simplemente es que no comprendes su funcionamiento? – continué ignorando (o al menos intentándolo) su altanero gesto, como si el encontrarme con él hubiese sido todo un regalo… Di un par de pasos hacia él, lentamente y con andares seguros y firmes mientras aún sostenía mi varita alzada enfocando su rostro, parándome aún a una distancia prudencial; no me fiaba de aquel chico y menos aún de sus intenciones, si andaba paseándose a deshora por la escuela seguramente no sería por algún sensato motivo - ¿Sabes lo que me va a gustar Sullivan?, verte limpiando los retretes del baño de prefectos sin hace uso de la magia – sonreí con cierta malicia imaginándome aquella situación – Tengo entendido que no es nada agradable… - él sabía perfectamente que yo era prefecta, era más, yo era LA prefecta, la más estricta de Hogwarts, la más leal al director Cromwell y la cual parecía disfrutar viendo a la gente pagar por sus estúpidos actos – Creo que ya conoces lo que toca ahora, ¿verdad? – concluí ladeando levemente la cabeza mostrando un falso gesto de inocencia. Sullivan era todo un conocedor de los castigos de Hogwarts y por lo tanto no tenía intención de darle ninguna explicación; él conocía los horarios de la escuela, las normas y las consecuencias de saltárselas.
avatar
Katia Andrei
Prefecto Ravenclaw

Prefecto Ravenclaw

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 21/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotta Date With Hate [Jack]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.